Búsqueda personalizada

 

 

 

Para la cátedra de Literatura

 

                          Eduardo Galeano

 

 

Enrique Buenaventura estaba bebiendo ron en una taberna de Cali, cuando un desconocido se

 acercó a la mesa. El hombre se presentó, era de oficio albañil, a sus órdenes, para servirlo:

-Necesito que me escriba una carta. Una carta de amor.
­¿Yo?
­Me han dicho que usted puede.
Enrique no era especialista, pero hinchó el pecho. El albañil aclaró que él no era analfabeto:
­Yo puedo escribir. Pero una carta así, no puedo.

­¿Y para quién es la carta?
­Para... ella.
­¿Y usted qué quiere decirle?
­Si lo sé, no le pido.

Enrique se rascó la cabeza.

Esa noche, puso manos a la obra.

Al día siguiente, el albañil leyó la carta:
­Eso ­ dijo, y le brillaron los ojos­. Eso era. Pero yo no sabía que era eso lo que yo quería decir.

 

 


Volver al Menú de Cuentos

Próximo Cuento