Las almas de los hombres que mueren

  ãYuri Tabak

 

En las noches de luna, en el horizonte sobre las aguas se percibe como ondas plateadas que se peinan y despeinan, como rayos brillantes que se hunden y emergen, el ingreso de las almas de los hombres que mueren.

No es al cielo ni es al éter; ni tampoco al vacío ni al cosmos donde van las almas.

El origen de la vida es el agua. Y es a la dimensión agua donde las almas ingresan como luz y se transforman en delfines: acuosos y ondeantes, reservorios de inteligencias vivas, núcleos comunicacionales sin memoria con humanos, en mensajes de pura no espera.

Las almas navegan tiempos hasta que un delfín es llamado y muere.

Cuando muere un delfín, nace un humano.

 

 

 

 


Volver al Menú de Cuentos

Próximo Cuento