Búsqueda personalizada


 

 

 

María era una santa

© Juan José Mestre
 


María era una santa”. Esto es lo que escuché, a lo largo de mi vida, de boca de todos los que la conocieron. Era peluquera en Altea cuando conoció a Matías Mestre. Y se casaron. Cuando ella todavía iba a la costa a lavar la ropas con las demás mujeres. Vino un año después que él a la Argentina. No llegué a conocerla: ella partió hacia ese cielo que le perteneció siempre unos años antes de que naciera. Murió en silencio un 20 de junio. “María era una santa” le decían por doquier a mi madre y yo aprendí a quererla a través de esa frase en boca de conocidos o no. Vivió para su familia, casi en silencio, con una devoción que muy pocos poseen. Con un amor sin límites que esparcía con el perfume a especias, con su olor a tomillo y a cocina, como dice Serrat.
María era una santa.
María Fuster, mi abuela paterna.