Búsqueda personalizada
 

 

El sexo de los ángeles


                                                    
MARIO BENEDETTI

Una de las más lamentables carencias de información que han padecido los hombres y las mujeres de todas las épocas, se relaciona con el sexo de los ángeles. El dato, nunca confirmado, de que los ángeles no hacen el amor,
quizá signifique que no lo hacen de la misma manera que los mortales.
   Otra versión, tampoco confirmada pero más verosímil, sugiere que si bien los ángeles no hacen el amor con sus cuerpos ( por la mera razón de que carecen de los mismos) lo celebran en cambio con palabras, vale decir, con
las adecuadas.
 

  Así, cada vez que ángel y Ángela se encuentran en el cruce de dos transparencias, empiezan por mirarse, seducirse y tentarse mediante el intercambio de miradas que, por supuesto, son angelicales.
   Y si ángel, para abrir el  fuego dice : "semilla", Ángela, para atizarlo responde: "surco". Él dice "alud", y ella, tiernamente: "abismo".
   Las palabras se cruzan, vertiginosas como meteoritos o acariciantes como copos.
   Ángel dice : "madero". Y Ángela: "caverna".
   Aletean por ahí un Ángel de la Guarda, misógino y silente, y un Ángel de la Muerte, viudo y tenebroso. Pero el par amatorio no se interrumpe, sigue silabeando su amor.
 

   Él dice "manantial". Y ella "cuenca".
   Las sílabas se impregnan de rocío y, aquí y  allá, entre cristales de
nieve, circulan el aire y su expectativa.
   Ángel dice: "estoque", y Ángela, radiante: "herida". Él dice: "tañido", y
ella: "rebato".

Y en el preciso instante del orgasmo ultraterreno, los cirros y los
cúmulos, los estratos y los nimbos, se estremecen, tremolan,  estallan, y el amor de los ángeles llueve copiosamente sobre el mundo.

 

                                                             

 

Volver al Menú de Cuentos

Próximo Cuento