Búsqueda personalizada

El tiempo que he perdido

Será porque resbala como llorando el agua
por un cuerpo que apenas noto que respira
me atrevo a preguntar si has vuelto satisfecha
a regresarme el tiempo que he perdido

has lavado tus pechos con la humedad del alba
montando las pasiones sobre caballos negros
que fingen la suave caída desde un escalofrío
y vuelves ya enferma a pronunciar mi nombre


Fernando Sabido Sánchez


 

Un día

Un día cualquiera, de un año cualquiera,
estaré contigo para conversar.
Te contaré, si quieres, alguna historia
que hable de ríos, de serpientes o de jardines y de flores

Conversaremos con la mirada puesta en la montaña
y esperando la puesta del Sol y la invasión de todas las estrellas.
Tal vez será una charla en una tarde tirados en la arena
observando como el mar se hace y se deshace con las olas

Hablaremos acerca de la vida
y luego pasaremos a hablar sin miedo de la muerte

Tú me dirás si estas de acuerdo
con mi idea de la existencia de la suerte.
Tal vez la negarás y me dirás que es un pretexto
de aquellos que no quieren sentirse responsables.

Te hablaré de historias de casas y de calles.
y luego, sin más, te preguntaré si crees que alguna vez,
allá en la Patagonia, existieron los gigantes

Lamentaremos juntos la existencia de absurdas ambiciones
que arrasan con las selvas y los mares
y dejan a este mundo sin el canto alegre de las aves
y la extraña emigración de las ballenas

Y ese día, por lo que digan tus palabras y las mías,
tendremos la clara sensación
de compartirnos en una perfecta compañía


Guzmán Lavenant

 

Tu arpa de enero

Se adormeció tu mar cuando cantabas
un himno musitado en las cuerdas
de tu arpa de enero.
Nada había en la escena que soñaste
ni palabra audible en el cuerno del viento.
La gacela de tus sueños
ensayaba una rauda carrera rumbo al este,
allá donde tu esperanza
se fundía con el sol que despertaba.
Más acá,
mi paso quieto aguarda tu presencia
deshilachado en la arena
pero sólo la espuma ha tocado mis pies
aquí en la tarde
donde el éxtasis se ha dormido tiernamente
aguardando tu arribo,
soñando con tu abrazo,
pintando de dorado un ocaso final.
La estrella ya se anuncia con su clarín de luces,
la arena abandona mi mano
y con ella te vas.

© Alberto Peyrano
Buenos Aires, Argentina
 

 

Aunque quisiera ...
(Cuando amamos,
la anti-razón nos gobierna)


Cuándo quiero ahuyentar de mi recuerdo
la tibieza que encierran tus pupilas,
veo en sus alas que trasportan muerto
mi pobre corazón, sangrante, abierto,
pues tu recuerdo se llevó mi vida.

Cuándo triste, desolado y frío
voy caminando, por mi noche larga,
juro olvidarte, pero loco río,
al ver que el juro no partió del alma.

Cuándo pido a la razón que venza
cediendo al corazón la dulce calma,
claudica la razón, le faltan fuerzas,
para apagar el fuego de mi alma.

Cuándo quiero matar de mis pupilas
tu romántica imagen, más la veo,
y más aún vislumbro tu hermosura
cuándo quiero matar a mi cerebro.

Cuándo quiero olvidar tu fresca risa,
que abrazaba en su cálido aleteo,
tu radial figura más me hechiza,
queriendo en mi dolor ser sordo y ciego.

Pero mientras exista aquí, en mi cuerpo,
un átomo vital del azul cielo,
aún sordo, ciego y falto de cerebro,
dentro del corazón: “Te siento y Veo”.

Cuándo pido al corazón que calle,
si escalonar la sima es imposible,
el me dice: “¡Valor!”,
que has de templarte,
tan solo al alcanzar lo inaccesible.

Por eso yo no puedo, aunque quisiera,
en esfuerzo tenaz, matar mis sueños,
porque aún siendo pálidas quimeras
he visto renacer las primaveras
derritiendo los copos del invierno.
 

Audroc


¿A donde estás corazón?



Cruzo el puente de mi vida
te busco y no te encuentro
quizás en algún tiempo
el amor florezca
y seas mi elixir.

Encuentro de ti,
ganas de ti,
in tiempo de ti y de mi.

Hipocampos marinos,
caballos salvajes,
acuden para cumplir
nuestro sueño,
natural y pasional
en algún lugar
en algún tiempo.

Encuentro de ti,
ganas de ti
in tiempo de ti y de mi.

¿A donde estás corazón?

 

Nora Lanzieri
 

 

Promesas de Amor

Bañarte en sol , en días de frío ...
besar tus labios sorbiendo tu néctar
recorrer en éxtasis tu cuerpo
con sed de eterno amor...

Prometo amarte aun sin vida
guardar recuerdos secretos
renacer en un pensamiento de amor
con mil gestos tuyos poblando mi mente

Prometo ser el hombre que te ama...,
el de las noches a la luz de la hoguera
venerando tu entrega en vorágine de pasión...
ser el que te cuida y protege,

Prometo entregarme a tus apasionados besos
que sedientos buscan mis labios
y dejar que fluya cristalinamente
mi dulce amor sobre tu cuerpo ....

Prometo amarte por siempre...
poblar tus cabellos de estrellas
en cerrada noche de amor ...
o en luminoso día buscar al hijo del sol
para fundirnos en un solo tiempo de eternidad..
 Te prometo 
amor verdadero  ,
 ¡¡Quizás un milenio de amor...!!

Marcelo Romano
Salta-Argentina


 
Corazón desencadenado


Hoy tengo miedo de amar
por que el amor me hizo daño
abrió herida en mi pecho
que nunca cicatrizaron.
Voy pasando por la vida
sin dejar que me quieran
en todos veo el fantasma
de aquellas noches tan negra.
Ser feliz es solo un sueño
en silencio desde el cuarto
en la ventana contemplo
el cielo con sus encantos
sonríe la luna en su infinito
 al llegar la aurora las aves
me envuelven con sus cantos,
y en la  soledad de mi lecho
con la falta  de un abrazo
amor  ahogado te quiero.
reclamo besos
que satisfagan las ansias 
y que apaguen el fuego
del   sol que quema la  entrañas.
a todos  pongo murallas
Por que tengo miedo de amar…
 
Delia fontana

Alguien

Alguien me espera
en un anden del mundo,
donde las esperanzas verdean
con el rocío de mis ojos.

Vuelo con la brisa
y me convierte en flama
para cubrirte de besos
descubriendo el amor.

Sonarán mil campanas,
estallarán las estrellas,
lloverán los lirios
que llevo guardados.

Dejaré libre a la gaviota
que prisionera
en mi pecho
quería encontrar su playa.


Iniciaré mi viaje
llevaré de equipaje mi alma
con nubes del cielo
y pétalos en flor.


Esparciré mi perfume
para que me reconozca.
Alguien me espera
en un anden del mundo.

Espérame...no tardo....

Xenia Mora
Mendoza, Argentina

Besos

¡¡¡ Hacia donde vuelan los besos !!!
Son como pájaros,
libres y vehementes.
Atraviesan distancias
dibujando nuevos paraísos.
Analgésicos cuando abruma
la lúgubre soledad.
Sabrosos y empalagosos
como el mejor manjar.
Diamantes en la agenda
de cada corazón.
Besos de padres,
novios,
hijos,
amigos,
soldados
que no regresaron nunca más.
Atesoro remembranzas de
besos sin nuevos retornos,
sueño con otros
que toquen mi existencia .

© Kellypocharaquel

A la mujer que amo

Este día en el que tu imborrable semblanza tanto me acomete
este día en el que tu apaciguada figura embriaga mis sentidos
atrapado escucho en mi ardiente corazón sus diáfanos latidos
auscultando en ellos la inmensa dicha que la vida me promete.

Impostergable me resulta componerte esta misiva enamorada
para narrarte mi lamento por la tristeza de no estar a tu lado
son tan idílicas y cálidas las noches que contigo yo he soñado
desde que el sol se oculta hasta que reaparece en la alborada.

Hoy estuve caminando calmo en un jardín de flores encantadas
flores de abigarrados colores todas ellas tan delicadas y bonitas
pero al evocar tu nombre esas flores se tornaban tan marchitas
porque sin tu sólida presencia ellas no podían verse remozadas.

Cada que te imagino yo recorro el entorno de tu cuerpo fulgurante
caminando descalzo por la brillante arena de apariencia nacarada
los arreboles tornasolados abrigando tu suave marcha apaciguada
entre tanto las olas agonizan humectando tus pies a cada instante.

Ay si la vida me permitiera ahora mismo aproximarme a tu esencia
para acrisolar mi anhelo en el brasero candente de tu delicada piel
y libar obsesionado en tus labios el exquisito elíxir con sabor a miel
en tanto mi olfato persigue ese aroma regio que libera tu presencia

Tu mirada tierna es un sedante con el que logro atenuar mis penas
tu castaño pelo una red que muy silente atrapa todas mis ilusiones
cuando acaricio tus manos mi aliento peligra con tantas emociones
nunca antes yo había percibido tanto amor corriendo por mis venas.

Muy honroso me resulta contemplar en tu vida tantas cosas bellas
tu álgida figura, tu veleidoso donaire y la dulce manera de tu trato
toda tú eres un dechado de buen gusto ejercido siempre con recato
eres una luz hermosa que refulgente brilla entre todas las estrellas.

Agotado es el tiempo de seguir percibiendo desde lejos tu fragancia
todo mi ser con urgencia inaplazable tu adorable compañía reclama
ya nada me interesan los efímeros deleites que conducen a la fama
sólo tu refinado amor es el áureo premio que merece mi constancia.

Por tu amor yo estaría dispuesto a sacrificar mis efímeras codicias
y entregar todo mi tiempo a la inmensa dicha de tenerte cautivada
saber que en mi existencia tú siempre eres una joya muy preciada
una dádiva exquisita por la que yo ofrendo lo mejor de mis caricias.

Cada que recuerdo esos diáfanos momentos de dulzura compartida
en los que absortos tú y yo hicimos de la danza un lúdico contoneo
con delirantes giros levitamos en un sueño apenas digno de Morfeo
sueño en el que los cielos me revelaron que tú serías mi prometida.

Por eso muy presuroso yo te busco para ver cumplida esta promesa
y con toda delicadeza te pido que nos unamos en fervoroso himeneo
el amor que por ti yo siento es un llama que arde en todo su apogeo
un fuego eterno que demanda tu pundonoroso cuerpo con presteza.

Quiero vislumbrar contigo los luceros en la bella noche encantada
y libar sediento en tu regazo el regio elíxir de tu cuerpo aletargado
quiero la certeza de saber lo mucho que de ti me siento enamorado
quiero que la luna nos mire discreta con su luz nítida y menguada.

Tantas cosas quiero contigo cuando contemplo tu romántica mirada
sentirte siempre tan bonita, tan fragante, tan esplendente y cercana
acariciar tu aterciopelada piel que delicada se me ofrenda tan lozana
en tanto tu cara y la mía complacientes se sumergen en la almohada.

Ven hacia mí amorosa ondina para que juntos diseñemos el devenir
caminemos dichosos por la senda que el destino nos tiene deparada
y llegado el momento logra que tu vientre deje mi semilla germinada
para que junto a nuestros hijos toda la felicidad, podamos compartir.


Mauricio Bernal Restrepo.
Bogotá, Colombia.


Recuérdame

Le pido a este poema,
que cante y me desnude el alma,
con la piel de los sueños
visto las noches
impregnadas de tu aroma.

Deshabitando minutos, horas, días,
me pierdo en otros tiempos.
Aquellos que te devuelven
trayéndote hacia mí,
desbordándome.

Quiero alcanzarte
al despuntar el alba,
en el punto milagroso
donde te detienes,
a esperarme.

Allí, donde la noche quedamente
nos llama y nos nombra,
llega el viento en ancestrales ecos
para llevar con él,
mi voz y mi palabra.

Sólo para decirte,
¡Recuérdame!

Iris Azul
Argentina



 


 


 

 

 





 




Eres el visitante: