(en libertad condicional)

A veces me siento cautiva
por mis propias dudas
deambulo indolente
por la noche oscura.
Y otras me invade
esta incertidumbre
y me siento un fraude,
una copia absurda
de la mujer que intente ser
y no pude.
Una es prisionera de miedos,
que no permiten que crezcan...
                                                                       los sueños.
O esta pena inmensa
que espera, agazapada,
en un rincón de las tristezas,
y se abalanza sobre mí,
me hace presa y me devora.
Como hoy, que sin saber porque
ni tener motivo aparente
me inclino y lloro.

Pero emerge de mi corazón
un destello de luz
una esperanza,
me alcanza la libertad
¡me libero!
y como Lázaro me levanto...
                                                             y ando.

                                            Cris Carbone
                                                    11/06/2004







 

 

 

 



 


Eres el visitante: