Encerrada.
Sin permitirme
transitar tu senda,
te vi partir.
Cerré los ojos en una mueca
de dolor imperceptible...
me tragué el llanto,
los sueños
y un futuro compartido.
El aire se llenó de gemidos ausentes,
olvidé las promesas
y en conjunción de lunas y estrellas
                                                              perdí las palabras.
Salí a su encuentro.
Recorrí empedrados y desiertos,
caudalosos ríos de pasión y lujuria.
El tiempo se llevó la ternura.
Mi boca se hizo piedra.

Pese a mi búsqueda,
no he vuelto a encontrarlas.

                                       

         Cris Carbone
 

 


 



 



Webset  by © KissDesign Website

 

Eres el visitante: