Búsqueda personalizada

 

 



 

Duele en los poros
la mañana de absurda monotonía.
Minimizo la congoja
y me invento una felicidad que ya no existe.
Escucho diálogos absurdos,
sin mostrar indiferencia 
ante el murmullo incesante 
de palabras sin sentido.
¿Cómo no salir corriendo por las calles?
Que la llovizna me provocara una sonrisa
en un banco de plaza taciturna
garabatear frases con ansias de versos.
Me agobia la necesidad
que me esclaviza,
y me obliga a olvidar las utopías
por una rutina silenciosa
que como siniestro puñal mata mis sueños.

Muero con ellos de desidia y vergüenza.


                                                                          Cris Carbone


 


 








 

Cris Carbone reservados todos los derechos de autor





Eres el visitante: