Veinte Poemas de amor y una canción desesperada

Poema XI de Pablo Neruda

 

 

Búsqueda personalizada




 

 

Casi fuera del cielo ancla entre dos montañas
la mitad de la luna.
Girante, errante noche, la cavadora de ojos.
A ver cuantas estrellas trizadas en la charca.

Hace una cruz de luto entre mis cejas, huye.
Fragua de metales azules, noches de las calladas luchas,
mi corazón da vueltas como un volante loco.

Niña venida de tan lejos, traída de tan lejos,
a veces fulgurece su mirada debajo del cielo.
Quejumbre, tempestad, remolino de furia,
cruza encima de mi corazón, sin detenerte.
Viento de los sepulcros acarrea, destroza, dispersa
tu raíz soñolienta.
Desarraiga los grandes árboles al otro lado de ella.
Pero tu, clara niña, pregunta de humo, espiga.
Era la que iba formando el viento con hojas iluminadas.
Detrás de las montañas nocturnas, blanco lirio de incendio,
ah nada puedo decir! Era hecha de todas las cosas.
 

Ansiedad que partiste mi pecho a cuchillazos.,
es hora de seguir otro camino, donde ella no sonría.
Tempestad que enterró las campanas, turbio revuelo de tormentas
para que tocara ahora, para que entristecerla.

Ay seguir el camino que se aleja de todo,
donde no este atajando la angustia, la muerte, el invierno,
con sus ojos abiertos entre el rocío.

Pablo Neruda

 

Recita: Juan José Torres.

 


 







   
   
              




 


©Luvdalot Graphics & Design



Eres el visitante: