Veinte Poemas de amor y una canción desesperada

Poema IV de Pablo Neruda





 

 

 

Es la mañana llena de tempestad

en el corazón del verano.

 

Como pañuelos blancos de adiós viajan las nubes,

el viento las sacude con sus viajeras manos.

 

Innumerable corazón del viento

latiendo sobre nuestro silencio enamorado.

 

Zumbando entre los árboles, orquestal y divino,

como una lengua llena de guerras y de cantos.

 

Viento que lleva en rápido robo la hojarasca

y desvía las flechas latientes de los pájaros.

 

Viento que la derriba en ola sin espuma

y sustancia sin peso, y fuegos inclinados.

 

Se rompe y se sumerge su volumen de besos

combatido en la puerta del viento del verano.

 

 





Recitado por Juan José Torres


















 

 

Eres el visitante: