Me asomé a los balcones de la vida
para vislumbrar tu puerto...
esperando que llegaras.
Entre la brisa del mar olvide la pena
y dormite bajo el murmullo de las olas...
soñándote.

Hidalgo caballero viniste a mi
al son de los tambores de tu tierra caribeña
y fuiste sol y gaviota surcando mi cielo,
en tu selva bravía me incliné
recorriendo tu cuerpo.
Bebí cada una de las gotas de tu aurora,
amanecí en tus brazos
disfrutando la dicha de amarte
en las arenas doradas de tu playa.

Juntos fuimos mar bravío
con olas hambrientas,
aurora y sol ardiente
devorándonos en un beso
en un océano de gozo
con susurros ahogados...

                                                                y en un ultimo grito
                                                                                 me quedé sin palabras.
 

Cris Carbone

 

 

 

 

       

 

 

         

 

 

Copyright © Cristina Carbone
Reservados todos los derechos de autor 
Diseño Web exclusivo para Rincón del Poeta

 

 

 

Eres el visitante: