Sin encuentros
ni luces tenues
en la alcoba desierta.
Mientras la escarcha se acumula
en los vidrios de la ventana
y el frío inunda las sábanas,
ebria de ausencia
                               te esperé.
En el mirador de los sueños
recordé tus pasos
en mis arenas húmedas.
Tu voz melodiosa susurrando
dulces palabras cotidianas,
armó frases 
en el letargo de los días.
Y la pena clavó mi alma
como un guijarro perdido.
En gemido gutural
una voz se lanzó al vacío
y estalló en un grito
que se llenó de olvido.

 

                     Cris Carbone


 

 


 

 


Cris Carbone reservados todos los derechos de autor.

www.criscarbone.com.ar

Eres el visitante: