Elsa Fariña

 

 

Casa de Gobierno- Buenos Aires-Argentina-

Elsa  es una amiga que conocí en el grupo literario de Pluma y Palabra, me identifiqué mucho con sus letras, son las palabras sencillas de una mujer que siente lo que escribe y le sale desde lo mas profundo del corazón.

  Rincón del Poeta se enorgullece de tenerla entre sus poetas amigos. Los invito a conocer algo de su vida: Nació un día 3 de agosto en la Ciudad de Buenos Aires, es leonina con ascendente en piscis, escribe desde los 13 años, siempre se refugió entre las hojas de algún cuaderno, en un mágico mundo de papeles que inventó para ella.. Romántica y soñadora desde siempre.... su escritura es sencilla y se refleja totalmente en cada letra, generalmente son sus sentimientos los que transmite, pero no todas sus poesías son sus vivencias, aunque siempre hay un poquito de ella en todo lo que escribe, porque no podría hacerlo de otro modo.

Su pasión es escribir, y el diseño gráfico. Entre muchas cosas más, estudió Diseño y Programación Web, y realmente le apasiona el tema...

Ahora los invito a conocer:

   

    

        

  

  


 
La vida esta hecha de minúsculos instantes,
donde el paso del tiempo no mira los constantes,
y perdemos momentos sin siquiera preguntarle,
¿por qué tan de prisa?, ¿por qué tan variable?

Instantes que a mis días le dieron alegría,
a veces se esfuman, y aun sin disfrutarlos,
instantes que se fueron sin ninguna algarabía,
instantes que al menos, por mi vida pasaron.

Hay instantes que perduran más allá de lo deseado,
que quedan prendidos como abrojo en la memoria,
y existen aquellos que son instantes mágicos,
y los guardamos con ternura, en nuestra propia historia.

Es este que te escribo el preciso instante,
para decirte que te extraño mucho más de lo debido,
y aunque nunca me leas, sabrás que pasaste,
por mi vida dejando, el sabor de lo querido.


                                            Elsa Fariña


Juega tranquilo a la orilla del río,
sueña con duendes, con hadas,
con viento de nubes que cruzan el cielo...
Mi niño bonito, trocito de mi alma,
regálame camiones de risas y juegos.
permite que pueda mirarme en tus ojos,
y ver que este mundo no es malo del todo.

Te miro, te beso, acaricio tu pelo,
tus manos chiquitas me dan su calor,
tu carita tibia se acerca, escucho tu voz,
que me dice suave... "mamita, te quiero".

Y yo me derrito al sentir tu amor,
un amor tan grande, que el mismo Universo,
hasta ahora no puede con nosotros dos.

Es amor de madre, y es amor de hijo,
el amor más puro, más bello, más limpio,
el amor más tierno que el Señor creó.

Y al ver tu sonrisa tan mía, tus ojos serenos,
miro aquella estrella,
doy gracias al cielo por estar con vos,
Sé feliz mi amor,
que para otros juegos, hay tiempo de sobra,
los hombres no tienen tu mirada de sol.

Te miro jugar, eres pequeñito,
mi niño bonito, crece despacito,
disfrutemos juntos, ¡la vida es un sueño!

¡Quiero que me enseñes a jugar de nuevo!

                              

El amor contigo debe ser ¡tan tierno!
mirarte a los ojos, el paisaje más bello,
me derrite el alma, cada verso tuyo,
y siento de pronto que se me hace un nudo.

Me arrullan tus letras, tu te quiero escondido,
me derrite el alma, saberte algo mío.
Estar a tu lado, debe ser ¡tan tierno!
se eriza mi piel cada vez que te pienso,
hay tanta dulzura en lo que me dices,
que armo mi mundo para seguirte.

Estar a tu lado, debe ser ¡tan bello!
que quiero escaparme en la primera estrella,
que me lleve junto a quién tanto quiero,
y si fuera posible, que también ¿me quieras?

El amor contigo debe ser ¡tan tierno!
que siento en mi pecho, la emoción del encuentro,
estar a tu lado, debe ser ¡tan bello!
que quiero callarlo, lo intento y no puedo.

Estar a tu lado, ¡dulzura infinita!
Proyecto mis sueños, hacia tu sonrisa,
amor, me haces falta en cada mañana,
¡ilumina mi cielo con tu mirada!

                                   

Amanecer en tus brazos, vida mía,
permanecer en tu aliento y en tus días,
quedarme para siempre al abrigo de tu piel,
y entregarte sin reservas, la esencia de mi ser.

Amanecer tibio en las noches de frío,
con tu presencia siempre al lado mío,
amanecer en mi vida con nuevas ilusiones,
necesidad de entregarte mis íntimas canciones.

No dejes de mirar el horizonte,
allí donde amanecen nuestros soles,
que el cielo y los astros no se esconden,
y hoy llegaron hasta allí los ruiseñores.

Amanecer en tus brazos, ¡qué daría!
por tenerte conmigo y en mi vida,
que sabiendo que estás, hoy me hace falta,
amanecer en tu amor todos los días.

Amanecer en tu pecho y en tu almohada,
¡Mi amor! ¡Qué no daría!
por despertar contigo, y en tu mirada,
descubrir que la noche, ya se hizo día.

          

Mírame a los ojos,
aunque no puedas verme,
en los ojos del alma,
me sabrás transparente.

Bésame la boca,
sin tocarme siquiera,
que la miel de mis labios
te sabrá a primaveras.

Deja que mis manos
acaricien tu frente,
y que lluevan guirnaldas
del amor que me crece.

Piénsame a tu lado,
como remanso en creciente,
sabrás que conmigo
el dolor desvanece.

Mírame a los ojos
y sabrás que te quiero,
la ternura en tu rostro,
me dirá que ya puedo,
entregarme con todo,
y gritar... ¡que te quiero!
                                


Si quisiera explicarte en poesía,
lo mucho que te quiero,
seguro que no sabría
explicar mis sentimientos,
pero de todos modos...

Simple..., y limpiamente
¡TE ADORO!

Me siento a gusto
cuando estás conmigo,
y creo ser la princesa,
de aquel bosque escondido...
me tratas como una reina,
me dices cosas bonitas,
me transportas a un mundo,
de dulces y chocolates...
y endulzas mis oídos,
haciendo que me delate.

Tienes el poder,
de abrir mi corazón,
haciéndote querer,
perdiendo mi razón...

Quisiera explicarte con mis versos,
lo mucho que te quiero,
que sientas lo mismo que yo siento,
¡cuánto daría porque fuera cierto!



~ Para vos ~


                  

                    

 

Elsa Fariña todos los derechos de autor reservados.

Eres el visitante: