Ciudad de Tacna -Perú-

 

Xenia Mora Rucabado es Profesora de Jardín de Infantes, ama la Literatura, participa de un Taller Literario "La Colmena"  desde 1997 y tiene 4 hijos que son su tesoro. Nació por casualidad en Tacna, Perú aunque reside en Mendoza y es nacionalizada Argentina desde hace 29 años.  Ha tenido gratificaciones Literarias: empezando en www.adirem.com  de California con una Mención de Honor por la gran dedicación a la Literatura en el Círculo Cultural de Poetas Latinos, también en el Foro " Sensibilidades" de España, le han publicado 3 antologías y en la Web " Mis Escritos" de Argentina le han entregado una Mención de Honor por dos poemas: " Cuando caminas sin dejar huellas" y " La vida no me alcanza". Empezó con las continuas publicaciones " todas por invitaciones " en  diferentes Webs de varios países.
También colabora con varias Listas Literarias de varios países.
Tiene tres libros inéditos.

 

Ahora te invito a conocer:

 


 

Sentía gotas compañeras
paisaje de explosión
al renacer la primavera
el cielo, el sol, el río y tú.

Nos lavábamos los golpes
con el rostro mirando al cielo.
El agua nos purificaba
por haber sufrido tanto.

Con las alas abiertas
me acurrucaba en tu nido,
sintiendo un cobijo de paz 
y el crepitar de tu fulgor.

Hoy, en tiempo de lluvia
cuando renace la aurora
te recuestas en mi sueño
y en mi piel llevo en flor
la corola de tus besos.

¿Mientras florecen los pistilos,
podrás escuchar los blúes de lluvia
con perfume a esperanza
que mis latidos te escriben?

Xenia Mora 

 

 

Me declaro habitante 
de la desnudez 
de mis versos.

Con el prisma de mi espejo
proyecto los ojos
del albo día.

Tanto esplendor posee
que sólo permite
respirar la hierba.

Con mi cítara al hombro voy
como amante eterna
tras la música del viento.

Con el anhelo de reencontrar
mi vestido carmesí
con risas de lirios.

Xenia Mora

 

 

Cerré todas las puertas
a mis ansias de amar,
plegué en crisálida
mi cuerpo de mujer.

No se en que momento
ni como ni cuando,
entraste en mi santuario 
de enigmas ardientes.

De tus manos en flama
resurgió en resplandor
la mariposa que dormía
y se instaló en mí
-tu poesía hecha vida-

Xenia Mora 


En tenue trasluz de noche
como arco iris de sueños
sales volando por el campo.

Vas con tu vestido de espuma
como un ave ligera
ligera como el aire.
Tan etérea vas
que no sientes
el dolor que sangra.

Llevas el estigma del cenit
en el recuerdo de piel.
Resurges en vértices de luz
llevando semillas de luna.
En tu dormitorio de noche
las riegas en el silencio,
las acunas y las besas
para que florezcan con las estrellas.

Xenia Mora

Raída incertidumbre del madero de mi cruz.
Si no lleva candados:
-¿ Por qué no arranco de cuajo estos clavos
que mi mano atrapan?
Si nadie escucha el clamor de mi pecho:
-¿ Por qué insisto en sangrar las venas del alma?

Si en vano intento encerrar la verdad del viento
en un abrazo solitario entre las sombras.
¿Por qué no dejo en libertad el alegre batir de mis alas
y les abro las puertas desde adentro de mi ser?
Expandiré una luz tan grande que reverdeceré la hierba
y soltaré a volar a la calandria que habita en mí.

Xenia Mora

 



Arrecirse con los harapos de la nada: 
es sentir el ahogo del abandono,
después de una fiesta de constelaciones
que entonaban himnos con tu piel.

Arrecirse con los harapos de la nada:
es sumergirse en la lluvia de los ojos,
que en arpegios silentes hacen crujir
la música inconclusa del ayer.


Arrecirse con los harapos de la nada:
es quedarse sola en un andén,
con una maleta repleta de recuerdos
que pesan como roca de melancolía.

Arrecirse con los harapos de la nada:
es haber entregado la sangre en cada latido,
sentir el látigo de la indiferencia
y quedarse aterida con el cuerpo exánime.

Xenia Mora
22-10-2002



 

Espera, no te vayas todavía.
¿No ves los sonidos de mi alma?
¿No sientes los pasos de mi voz?

Espera, no te vayas todavía,
es tan fuerte el concierto que aquí siento
que dibuja la arteria de mis versos.

Espera, no te vayas todavía,
la luz que encendiste no se apaga
y mis ojos aún te miran dormida.

Xenia Mora

      

  

 

 

Eres el visitante: