Milonga de Jacinto Chiclana
 
 
 

 

Búsqueda personalizada

 
 
 
Me acuerdo. Fue en Balvanera,
 
En una noche lejana
 
Que alguien dejó caer el nombre
 
De un tal Jacinto Chiclana.
 
 
 
Algo se dijo también
 
De una esquina y de un cuchillo;
 
Los años nos dejan ver
 
El entrevero y el brillo.
 
 
 
Quién sabe por qué razón
 
Me anda buscando ese nombre;
 
Me gustaría saber
 
Cómo habrá sido aquel hombre.
 
 
 
Alto lo veo y cabal,
 
Con el alma comedida,
 
Capaz de no alzar la voz
 
Y de jugarse la vida.
 
 
 
Nadie con paso más firme
 
Habrá pisado la tierra;
 
Nadie habrá habido como él
 
En el amor y en la guerra.
 
 
 
Sobre la huerta y el patio
 
Las torres de Balvanera
 
Y aquella muerte casual
 
En una esquina cualquiera.
 
 
 
No veo los rasgos. Veo,
 
Bajo el farol amarillo,
 
El choque de hombres o sombras
 
Y esa víbora, el cuchillo.
 
 
 
Acaso en aquel momento
 
En que le entraba la herida,
 
Pensó que a un varón le cuadra
 
No demorar la partida.
 
 
 
Sólo Dios puede saber
 
La laya fiel de aquel hombre;
 
Señores, yo estoy cantando
 
Lo que se cifra en el nombre.
 
 
 
Entre las cosas hay una
 
De la que no se arrepiente
 
Nadie en la tierra. Esa cosa
 
Es haber sido valiente.
 
 
 
Siempre el coraje es mejor,
 
La esperanza nunca es vana,
 
Vaya pues esta milonga
 
Para Jacinto Chiclana.
 
 
 
 

                                                  

 

Volver

Siguiente

 

Eres el visitante: